Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.lt7noticias.com/a/32488
REINO UNIDO

Una madre asesinó a puñaladas al pedófilo que abusó a sus tres hijos: "Hice lo que cualquiera haría"

Se enteró que su vecino abusaba de tres de sus hijos y lo mató a puñaladas. El agresor tenía un largo historial de abusos contra menores.

Una mujer del Reino Unido se enteró que su vecino había abusado a tres de sus hijos menores de edad. Era tal su enojo que tomó un cuchillo, se dirigió a la casa del abusador y lo mató a puñaladas. Tras el asesinato, la madre se entregó a la justicia y fue condenada a siete años de prisión. En diálogo con los medios, los jóvenes habla ron por primera vez sobre el crimen.

La protagonista de esta historia se llama Sarah Sands, quien salió de su casa una noche de otoño del 2014 con una capucha en la cabeza y con un cuchillo en mano rumbo a la casa de su vecino, un anciano de 77 años llamado Michael Pleasted que había abusado de sus hijos. Fue entonces cuando al toparse con el sujeto le asestó ocho puñaladas, destaca La 100.

Pleasted había abusado de Bradley de 12 años y de los gemelos de 11, Alfie y Reece. El hombre se había ganado la simpatía de la familia en Silvertown, lo que le permitió frecuentarse con los menores hasta que las víctimas decidieron romper el silencio sobre el calvario que estaban viviendo.

"No sabía lo que estaba haciendo allí", aseguró Sarah Sands en su declaración. "Me di cuenta de que había cometido un gran error. Él no estaba arrepentido de ninguna forma. Dijo ‘tus hijos están mintiendo’". Fue el único momento de duda para Sarah. "El mundo entero se congeló. Tenía el cuchillo en la mano izquierda y recuerdo que trató de agarrarlo. Nunca tuve la intención de matarlo", confesó conmocionada.

Una mujer del Reino Unido se enteró que su vecino había abusado a tres de sus hijos menores de edad. Era tal su enojo que tomó un cuchillo, se dirigió a la casa del abusador y lo mató a puñaladas. Tras el asesinato, la madre se entregó a la justicia y fue condenada a siete años de prisión. En diálogo con los medios, los jóvenes hablaron por primera vez sobre el crimen.

 La protagonista de esta historia se llama Sarah Sands, quien salió de su casa una noche de otoño del 2014 con una capucha en la cabeza y con un cuchillo en mano rumbo a la casa de su vecino, un anciano de 77 años llamado Michael Pleasted que había abusado de sus hijos. Fue entonces cuando al toparse con el sujeto le asestó ocho puñaladas, destaca La 100.

Pleasted había abusado de Bradley de 12 años y de los gemelos de 11, Alfie y Reece. El hombre se había ganado la simpatía de la familia en Silvertown, lo que le permitió frecuentarse con los menores hasta que las víctimas decidieron romper el silencio sobre el calvario que estaban viviendo.

"No sabía lo que estaba haciendo allí", aseguró Sarah Sands en su declaración. "Me di cuenta de que había cometido un gran error. Él no estaba arrepentido de ninguna forma. Dijo ‘tus hijos están mintiendo’". Fue el único momento de duda para Sarah. "El mundo entero se congeló. Tenía el cuchillo en la mano izquierda y recuerdo que trató de agarrarlo. Nunca tuve la intención de matarlo", confesó conmocionada.

La mujer fue captada por las cámaras de seguridad yendo al departamento del tercer piso de su vecino. Veinte minutos después salió del edificio con un cuchillo manchado de sangre en la mano izquierda. Sands regresó a su casa y se quitó la ropa manchada de sangre, después de haberle dicho a un vecino: "Haz como si nunca me hubieras visto".

Luego tomó un taxi para ver a su hijastro Paul Penn y entre lágrimas confesó haber apuñalado a Pleasted. "Sacó el cuchillo y me lo mostró. Era un cuchillo de cocina, de unos treinta centímetros de largo, tenía una sustancia muy rosada", admitió el joven.

Horas después del ataque, la mujer se entregó a la policía con el mismo cuchillo ensangrentado en su mano. "¿Quién alberga a un pedófilo de mierda en un edificio repleto de chicos? Estaba, como, buscándose problemas", le dijo a la policía antes de que le leyeran sus derechos y le recomendaran contratar un abogado, detalla Infobae.

DESTROZÓ A MI FAMILIA"
Durante el juicio, Sarah contó cómo se enteró que uno de sus hijos era abusado por Pleasted. "Lo encontré a Bradley tirándose del pelo, temblando y llorando. No dejaba de decir ‘debería habértelo dicho antes, eso podría haber impedido que él consiguiera a esos niños más pequeños’", dijo Sands con lágrimas en los ojos. "Fue atacado en la tienda y en su casa. Me sentí enferma y con el corazón roto", explicó la mujer.

Uno de sus hijos, Bradley, admitió que inmediatamente pensó "me quito el sombrero" cuando se enteró de que había matado a Pleasted a puñaladas. Sus hermanos gemelos dijeron que se sentían más seguros después de que lo mataran. Reece, que entonces tenía 11 años, dijo que era "agradable saber que estaba muerto" durante la entrevista con un medio inglés.

Tras cometer el crimen del atacante de sus hijos, Sarah fue filmada por una cámara de seguridad sollozando afuera del departamento donde se produjo el ataque. "Me quitó todo. Todavía hasta el día de hoy no hay palabras para describir cómo te come por dentro. Destrozó a mi familia", describió la mujer cómo se sentía minutos después de apuñalar a Pleasted.

"No podía decirles que era un sueño, porque no lo era, él era nuestra pesadilla viviente. Me devora porque son mis bebés. Daría mi vida por ellos", prosiguió la mujer.

Resultó que Pleasted, considerado por la familia como un vecino amistoso y servicial en su propiedad del este de Londres, había cambiado su nombre de Robin Moult para ocultar un largo pasado de pedofilia. Tan amistoso se mostraba el hombre al principio que Sarah le cocinaba, sin saber que ya había puesto en la mira a sus pequeños hijos. "Realmente pensé que era un anciano encantador. Lo cuidaba y pasaba tiempo con él cuando podía", confesó Sarah mientras se le helaba la sangre.

Pleasted había abusado de tres de los hijos de Sarah y otros niños pequeños en su departamento de Londres y ya había sido condenada por tres décadas de delitos de abuso infantil, incluidas 24 condenas.

Fuente:_ Los Andes

Temas en esta nota

Reino Unido pedofilos