Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.lt7noticias.com/a/26779
catastro y rpi

Más terrenos fraudados en Corrientes: revelaron uno de los modus operandi

La abogada Gloria Boleso lleva adelante una causa en la que están involucrados Catastro, Registro de la Propiedad Inmueble y una escribanía de Corrientes, instituciones donde este jueves hubo detenciones y allanamientos por una mega causa de terrenos usurpados.

Gloria Boleso, abogada, lleva adelante un caso de irregularidades en San Cosme y habló con LT7 sobre el modus operandi de las personas que intentan apoderarse de terrenos en Corrientes. Catastro y Registro de la Propiedad Inmueble son dos instituciones involucradas en el caso, lugares que este jueves fueron allanados y hubo detuvieron a 7 personas, entre ellos, sus directivos.

"Primeramente parecía solo una usurpación, pero en la investigación encontramos la adulteración de instrumentos públicos", dijo Boleso al comienzo de su relato.

"Era una usurpación, entonces uno demuestra que tiene la poseción, demuestra que sacaron postes y rompieron alambrado para entrar de manera ilegal, entonces queda configurada la usurpación y uno presume que si ya están los testimonios ya tendrían que estar todos condenados. Algo pasa con la Justicia, es lenta, no hacen bien las cosas", afirmó.

"Me di cuenta en esta situación que no es solamente la parte de Registro (de la Propiedad Inmueble) y Catastro, sino también la Justicia", agregó.

La abogada siguió relatando el modus operandi: al dueño real le hicieron muchas denuncias en la Comisaría y en distintas fiscalías. Luego consiguieron un agrimensor que estaba dispuesto a cambiar límites arbitrariamente y luego un escribano que estaba dispuesto a hacer una escritura con documentación falsa.

La letrada explicó que iniciaron la causa de redargución "cuando evidenciaron que la mensura y la escritura era falsa".

"Catastro y Registro también necesitan la pata de la Justicia porque o sino no se puede llegar a que los que no son propietarios se queden con el inmueble", explicó.

"Necesitaban un inmueble con salida al río y había comprado uno que no tenía salida al río. Consiguieron el agrimensor y clandestinamente cortaron los alambrados, sacaron los postes y sacaron la mensura. El verdadero terreno que ellos compraron en el norte tenía un vecino, pero en la mensura que hicieron tenía salida al río. El campo que ellos compraron no es lindero al de mi cliente", relató la abogada.

"El usurpador denuncia al dueño del campo y crea una confusión a la Justicia. El escribano dice 'a mi me llega la mensura aprobada por Catastro, no tengo que dudar', pero sí tiene que dudar porque si todos los antecedentes del campo que trae dicen que en el norte hay tierra, no agua, hay un vecino y en la mensura que te traen fue cambiado, tenés que presumir que no está bien", dijo Boleso.

La escritura hecha por la escribana, que previamente fue aprobada por Catastro y que previo a eso fue hecha fraudulentamente por un agrimensor, va al Registro de la Propiedad Inmueble (RPI), que se supone debe tomar ciertos recaudos antes de aprobarla, pero en muchos casos esto no pasa y el usurpador termina siendo propietario de un terreno y un propietario es robado de forma institucional.