Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.lt7noticias.com/a/26777
RUIDOS MOLESTOS

Vive en el barrio Jardín con su hija discapacitada y denuncia que sus vecinos las hostigan

María Lujan Sosa, cuyo hogar se encuentra sobre Las Amapolas al 280, denunció ante LT7 que sus vecinos la hostigan a ella y a su hija, quien tiene intolerancia a los ruidos fuertes y actualmente está siendo evaluada por trastornos del espectro autista.

La hija de María Lujan Sosa, tiene intolerancia a los ruidos fuertes. Actualmente está en etapa evaluativa y no descartan que padezca TEA (Trastorno del Espectro Autista).

"Hace más de un año vengo de hacer tratamientos con mi hija. A ella la están tratando en el Pediátrico, donde está en etapa evaluativa, y también hace terapia en el Instituto IPEC. Mis vecinos ponen a sus hijos a jugar frente a mi domicilio. Los padres de estos chicos me hostigan. En una oportunidad entró tres veces la pelota a mi garage, la última vez no se las pasé y les dije que quería hablar con los padres y de paso mostrarles los daños que ocasionaba a mi hija. El papá se cruzó, vino y me insultó, llamó al 911 diciendo que le quise pegar a la hija. Vino la policía y les mostré que la pelota estaba hacía tres días en mi casa, que no ocurrió nada ese día. Ahí él cambió su versión y dijo que otra vecina le dijo que yo le quise pegar a la hija. Son conflictivos", contó María Lujan.

"Yo estoy aquí desde el año '94 y desde entonces de esta familia me hostigan, me insultan. Otros vecinos son testigos", agregó.

"Me viven insultando. Cuando llamo a la Policía, ellos me dicen que no pueden hacer nada, porque eso no constituye un delito", agregó.

"Todo el tiempo vienen las criaturas a jugar frente a mi casa. Yo llamo al 911, a veces vienen y les dicen que se retiren. Ellos les hacen caso, pero cuando el patrullero se va, vuelven. Y yo termino yendo al hospital o a algún caps para que contengan a mi nena", detalló.

"No es el problema tanto que jueguen, sino que tiran pelotazos contra mi portón, que está todo roto de tanto que tiran. Ese ruído es el que pone en crisis a mi hija", explicó.