Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.lt7noticias.com/a/23804
ciberdelitos

Los siete fraudes online mas comunes dirigidos a niños y adolescentes

Las compras compulsivas de niños y adolescentes en los videojuegos online, juegos en red y apps son cada vez mas frecuentes. Cuáles son los riesgos y peligros.

Los llamados ciberdelincuentes apuntan sus artilugios y fraudes a niños y adolescentes, ya que este sector poblacional esta cada vez más conectados al "mundo online".

Los niños se relacionan con el mundo digital cada vez a más temprana edad, lo que los vuelve un objetivo fácil para todo tipo de estafas.

Concursos, fake news, tiendas de ropa falsas, mensajes en las redes sociales, aplicaciones o contenido para videojuegos entre las principales vías de contenidos fraudulentos dirigidos a los menores. A continuación te mostramos los siete más comunes.

• Estafas en las redes sociales
Las redes sociales ocupan gran cantidad de horas en la vida de la mayoría de los adolescentes, por lo que los estafadores utilizan cada vez más esta vía. Algunos de los métodos más comunes que utilizan los ciberdelincuentes consiste en enviar enlaces de artículos sobre las celebridades del momento para que, cuando el usuario ingresa en el enlace, sea redirigido a un sitio web malicioso.

También los estafadores intentan contactar con sus víctimas directamente a través de mensajes en los que se invita a participar en concursos o sorteos con la intención de infectar sus dispositivos con virus para obtener información sensible.

 Suscripciones en programas o videojuegos
Uno de los escenarios más riesgosos está vinculado con los videojuegos o la descarga de aplicaciones, especialmente aquellas que se realizan fuera de las tiendas oficiales.

La metodología consiste en ofrecer descuentos o recompensas con la finalidad acceder al dispositivo del menor, robar información personal o realizar suscripciones que conllevan un gasto económico sin autorización.

• Descuentos en artículos y productos caros
Otra estafa común que prolifera en el "mundo online" se relaciona con las ofertas de productos que cuestan mucho dinero a precios ridículamente bajos.

Los estafadores ofrecen marcas y productos que deslumbran a los adolescentes, tales como zapatillas deportivas de edición limitada, ropa de marcas caras o falsas tiendas online.

Mediante sitios webs falsos se ofrecen amplia variedad de productos, y una vez que alguien realiza una compra, recibe un producto de imitación o directamente nada. En el peor de los casos, si se compartieron los datos de tarjetas de crédito, los ciberdelincuentes acumularán cargos o vaciarán la cuenta bancaria.

• Falsos fallos de seguridad o actualizaciones de servicios
Los mismos fraudes que se detectan por las redes sociales pueden llegarle al menor directamente por mensaje SMS o de WhatsApp o por correo electrónico, al haber introducido estos datos en cualquier formulario web.

Esta vía se emplea mucho en chantajes de contenido sexual. Pero también hay otras estrategias, como mensajes enmascarados en falsos servicios técnicos. Se alerta de un supuesto fallo de seguridad o de una inexistente actualización de una app y se remite a un enlace para restablecer la cuenta. A partir de ahí, el malware permite acceder a los datos del usuario.

• Estafas laborales
Muchas veces los adolescentes no cuentan con el dinero suficiente para poder hacer muchas de las cosas que más disfrutan. Es común que busquen un trabajo para cubrir sus gastos.

Para dirigirse a los jóvenes que buscan empleo, los ciberdelincuentes crean falsas ofertas laborales que suelen parecer demasiado buenas para ser verdad.

Por lo general, ofrecen puestos que permiten trabajar desde casa y ganar un sueldo considerable. Pero, el objetivo final es obtener información personal de las víctimas para luego utilizar estos datos en diversas actividades ilícitas.

• Estafas en apps de citas
Las apps y plataformas de citas online se convirtieron en un terreno muy fértil para todo tipo de estafas.

La estrategia delictiva consiste en hacerse pasar por una persona que la víctima considere atractiva. Luego, el o la estafadora mantendrá una relación con la víctima hasta lograr su objetivo final: robarle plata.

En muchos caso los ciberdelincuentes utilizan el grooming y así manipulan a sus víctimas para que compartan fotos intimas y luego las extorsionan para que paguen dinero, amenazando con revelar estas fotos.

• Estafas con becas
Muchos estudiantes que se encuentran definiendo su futuro educativo y se está volviendo cada vez más común que sean estafados con falsas becas para universidades privadas costosas.

Los estafadores intentan aprovecharse de los estudiantes que buscan este tipo de ayuda financiera creando falsas becas. Muchas veces la beca se gana "a través de un sorteo" y se solicita al estudiante que pague una "tasa de ingreso" justificando que este pago es para costos impositivos.

Cómo protegerse
Si bien las estafas dirigidas a los adolescentes ocurren a gran escala, hay formas en las que pueden protegerse contra ellas:

- Si encuentras una oferta de trabajo que suena tentadora, pero tiene dudas al respecto, realiza una búsqueda rápida en la web de la empresa que ofrece el supuesto trabajo para ver si surge algo sospechoso. Siempre brindar información personal para propósitos salariales solo después de haber sido contratado.

- "Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea", es una regla de oro en internet. Si se presenta una oportunidad con un producto de edición limitada a un precio ridículamente bajo, seguramente se trate de una estafa.

- Si recibes un mensaje no solicitado de alguien que no conoces, especialmente si hace referencia a una oferta dudosa o contiene un enlace, la mejor opción es ignorar el mensaje y nunca hacer clic.

- En caso de que un extraño esté tratando de iniciar contacto contigo y luego de unos pocos mensajes comience a profesar "amor", hay que estar alerta. Una búsqueda rápida de las imágenes de esta persona debería ser suficiente para descubrir si se están haciendo pasar por alguien o no.

Fuente: Diario Popular